Mi nombre es Paulita, y me dicen la Bebecita, por mi cara aniñada.

Poseo un culo bien redondo y duro, de pura fibra y unas téticas bien formadas, con sus pezones puntiagudas y eróticos.

Soy una linda gordita rubiecita, y mi mejor atributo es tener los labios de la “concha” tiernamente rosaditos y carnosos. Todos me dicen que tengo uno de los más codiciados cuerpos Escort de Santiago de Chile, a pesar de no poseer las medidas perfectas 90-60-90, pero mis clientes VIP dicen que lo “meneo” bien rico cuando estoy cabalgando sobre ellos.  

Hacía tiempo que Julian  un cliente, un adulto contemporáneo  bien tierno, estaba como loco buscándome por todos lados, en redes sociales. Al fin dio con mi paradero, gracias a la página web de www.Lindaescort.cl

A Don Julián, lo conocí en una habitación de motel de esos que tienen aparatos y muebles con distintas posiciones sexuales, jaccuzzi y hasta una pequeña piscina con hidromasajes. El llegó sudoroso a la cita, porque estaba comprando un regalito para mí: una fina caja de bombones italianos. Pues fuimos al grano sin perder tiempo, luego de comernos un par de chocolates y darnos un  rico y largo beso mojado de novios, de esos que excitan al instante. Procedí a quitarle poco a poco su ropa y al tocarlo abajo sentí su enorme y carnoso miembro erguido por completo y ya echando babita.

Juliancito me pidió de plato de entrada un masaje tailandés y luego un francés y que le untara por la espalda, su cintura y en sus partes íntimas los aceiticos calienticos que traía.  .  

Entonces nos metimos desnudos en la piscina con hidromasaje y fue allí que pude apreciar en detalle su enorme corneta parado. El enloqueció con mi vulva estrechita y lista para recibir los embates de su miembro. Entonces el empezó a meterme mano y a hacerme sexo oral con la cabeza completamente sumergida dentro de la piscina. Me sorprendió que estuviera poco más de 20 segundos bajo el agua dándome una larga lamida a mis labios, que casi me hizo terminar. Saco su cabeza del agua cuando no aguanto más, y procedió a penetrarme lentamente al principio y después con mucha furia para terminar sacándolo y terminar sobre mi cara y senos en una corrida muy jugosa y placentera para Julián. El se quedó dormido en el borde de la piscina, se despertó a los 20 min, se vistió, me dio un beso de despedida en la frente y se marchó.

Esta fue otra historia de una de nuestras Escort en Santiago, visita nuestro portal principal, Lindaescort.cl, para contratar algún servicio este año nuevo.


0 Comments

Agregar un comentario