, Vivencias con una escort rusa. LINDAESCORT

Hoy les queremos presentar otra de esas historias vividas por uno de nuestros seguidores sobre la experiencia vivida con una escort rusa de nuestro sitio. Los más experimentados en el sector, conocerán perfectamente a esta señorita de compañía.

Encuentro con acompañante de lujo en Santiago

, Vivencias con una escort rusa. LINDAESCORT

La llamé, pactamos lo que quería y ella me dijo sus condiciones. Unas horas más tarde según acordamos vino al hotel donde me quedaba. Ellaa no es alta, tiene un cuerpo menudito pero hay que ver cómo sabe moverse. Tiene el pelo negro y una piel blanca que a mí me vuelve loco. Cuando llegó la recibí ya duchado y le ofrecí algo de beber. Hablamos un poco sentados en la cama y me pareció que era verdad lo de los estudios universitarios y que era una verdadera escort porque me pareció que sabía hablar y desenvolverse a la perfección en un momento que no tenía que ver con el sexo. Quizás haga un papel o quizás sea así siempre pero me pareció amable y relajada. Me puse a acariciarla, ella me besó y no hubo vuelta atrás. Nos desnudamos mutuamente y le empecé a dar con la lengua mientras le tocaba las tetas, por cierto, no muy grandes, pero duras, perfectas para encenderme. Me gustan los pechos más grandes pero para su tipo de cuerpo eran ideales. La cosa empezó a calentarse y bajó a mi p…Lo disfruté muchísimo. Le puso mucho empeño con varias entradas profundas. Me parecía que sus labios estaban hechos para cogerme entre ellos así bien carnosos. Siguió bajando y me lamió los huevos que es algo que me encanta. Estaba super excitado y mientras lo hacía, le cogía del pelo suavemente. Me encanta hacerlo y que ella me mire con cara de vicio. Entre que estaba tan excitado y ella le puso tanto esmero, acabé corriéndome en sus pechos, yo sentado en la cama y ella de rodillas sobre la alfombra apoyada en la cama. Lo recuerdo como si fuese hace unos minutos que sucedió. Una sonrisa pícara esbozó su boca seguramente al verme la cara de relax que se me quedó. Charlamos un poco mientras con toallitas le limpiaba mi elixir y al cabo de unos minutos, nos fuimos a la ducha. Otras veces no, pero en esa habitación de hotel, la ducha era enorme, ideal para estar dos. El agua bien caliente y un bombón de mujer a mi lado, no podía pedir más. Disfruté muchísimo enjabonando su precioso cuerpito y poco a poco a medida que iba tocándola, me fui poniendo de nuevo a tono. Ella al notarlo, cogió mi pene y jugó con él hasta que se puso de cuclillas y de nuevo me hizo ver las estrellas. He probado otros francés y los de esta chica fueron de los mejores la verdad. me preguntó que si no quería ir a la cama y asentí. Sin secarnos, la cogí en brazos (no pesa mucho) y a esa pedazo de cama la llevé. Esta vez fui yo quien tomó la iniciativa. La besé por todo el cuerpo y bajé hasta su sexo. He de decir que tiene el pubis con más pelitos de lo que me gustaría pero lo llevaba muy bien arreglado. Pareció que le gustaba lo que le hacía y que estaba muy excitada. Me puse encima de ella dispuesto a entrar en ella. Me dio un condón y me ayudo a ponérmelo. La tenía tan dura que a la primera lo colocó. No es que esté muy dotado pero creo que mi tamaño le excitó sobre todo por lo dura que la tenía. Oírla gemir me ponía loco, además se giraba y me miraba a través del espejo que teníamos al lado mientras lo hacía a 4 patas. Intenté bombear más despacio porque no quería hacerlo muy fuerte ya que es menudita pero parecía que tenía ganas de que siguiera. La visión de su espalda y su culo me excitó muchísimo. Cambiamos de posturas varias veces. Me gustó mucho como se movía estando ella encima y teniendo esa visión de semejante belleza frente a mí. Le dije que no parara. Ella gemía sin parar y me miraba con cara de deseo. Si estaba fingiendo, es una actriz maravillosa porque sentía que lo estaba disfrutando ella también mucho. Le dije que se pusiera debajo. Quería correrme mientras me pajeaba en sus pechos. Fue increíble. Me encantó, lo repetiría una y mil veces y la recomendaría siempre. No es una escort que cobre poco pero si alguna vez uno puede darse un capricho, yo volvería a llamarla, sin duda.

, Vivencias con una escort rusa. LINDAESCORT

Tras charlar un rato y cumplirse aproximadamente la hora que pactamos, se marchó pero su aroma se quedó en mi habitación. Pedí la cena y tras volver a darme una ducha, caí rendido. Una experiencia muy buena la que viví la verdad.

 

Esperamos que el regalo que nos ha hecho este usuario anónimo les haya gustado tanto como a nosotros. Nunca se sabe lo que uno viviría con esta chica pero viendo como lo ha descrito y viendo otras experiencias escritas sobre ella, invita sin duda a que conocerla sea una decisión acertada y podáis vivir una velada estupenda.

 

Hasta pronto!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *