Sexo con una escort Gold

En Linda Escort, nos gusta conocer lo que nuestros clientes quieren. Para eso, tenemos entrevistas anónimas con los usuarios del sitio para que nos cuenten su experiencia.
En nuestra sección Gold existen hermosas putitas muy calientes como la que se tiró nuestro amigo.
Su experiencia fue con escort Colombiana en Providencia. Esta morenaza es un volcán auténtico que no deja a nadie indiferente ni por su belleza espectacular, ni por su cuerpo que es maravilloso ni por su pasión y entrega en el sexo. Una mujer maravillosa donde las haya. Este usuario nos envió esta experiencia que queremos que disfruten y los haga imaginar y soñar.

Sexo con puta Colombiana

Cuando descubrí a ésta chica en el sitio Linda Escort, pude disfrutar de esas fotos que aunque no eran muchas, eran sencillas y reales y pude ver a una mujer bella, con toque exótico y de aspecto habitual de las mujeres de Colombia cuyo aspecto me encanta. Morena, cuarpo sensual y bien proporcionado y con pechos y culos muy apetecibles
Anoté su número de celular, y la llamé una mañana. Hablamos un poco y ya me transmitió lo suficiente para decidirme a conocerla ya que me resultó agradable y cercana. Quedamos para el Viernes para una hora y media le dije. Concretamos la hora, y tras una larga espera, llegó el día en que nos conocimos con esta bella escort.

Sexo con una escort Gold

Ese día hubo un taco tremendo y se me empezó a hacer tarde. Pude estacionar sin problemas y eso evitó que llegara tarde. Me retrasé 10 minutos pero llamé a la escort y me dijo que no había problema. De nuevo, cuando llego a donde me dijo, la vuelvo a llamar y me da el número y el piso.  Llamo al portero automático y subo en el ascensor deseoso de encontrarme con ella y saber si es verdad que es tan guapa como dicen.

Sexo con una escort Gold

Toco la puerta, se abre, entro y al hacerlo, allí estaba ella, una linda escort,  tan bella de rostro como había imaginado y mis impulsos no se contuvieron y le lanzo un pico que ella de buen recibo, da la sensación que llega a degustar. Me invitó a tomar algo y sentarnos en ese sofá blanco que tiene frente al dormitorio pero le dije que sentía la necesidad enorme de hacerle el amor. Fuimos a la ducha a pesar que yo venía duchado. Me dijo que olía bien pero que siempre empezaba con una ducha así que me pareció algo muy positivo y me encantó el detalle. La ducha fue especial. Me encantó verme reflejado en el espejo frente a la ducha con semejante dama. Un bellezón de escort a mi entero deleite. Es difícil de describir. Ya a los pies de la cama, nos abrazamos, besar, acariciamos y acabé por quitarle la toalla que llevaba envuelta y que escondía su precioso y femenino cuerpo. Nos besamos, recorrimos nuestros cuerpos con los labios y lenguas y empezamos a perder el control y querer que la pasión nos invadiera.

Sexo con una escort Gold

Mi relación íntima con ella fue una maravilla. Considero que fue muy especial ya que hizo que despertara en mí unas sensaciones que estaban en el olvido prácticamente y que por circunstancias personales, había dejado de sentir. Realmente no pensé que volviera a disfrutar de una experiencia sexual tan especial.

Sexo con una escort Gold

90 minutos dicen que dura un partido de fútbol. Lo mío fue mejor que una final del mundial. Lo mío fue un partido de lujo, de esos que gustan muchísimo jugar a los futbolistas. Me sentí como el protagnoista de un partido para el recuerdo. Nunca había escrito una experiencia sobre una profesional del sexo. Me encanta escribir opiniones de todo tipo de temas pero nunca pensé que acabaría escribiendo sobre mis experiencias sexuales con una una escort. Igualmente fue un encuentro tan bonito y que disfruté tantísimo que sin duda tenía que agradecérselo de alguna manera. Me dijo que escribiera sobre ella si tanto me había gustado ya que eso le venía bien, y aquí estoy en ello. Gracias por haberme llevado al paraíso de los placeres y haberme hecho sentir joven de nuevo. Soy ya un cincuentón pero aunque estoy muy bien conservado, los años no perdonan y vivir un encuentro así, al menos a mí, me ha hecho rejuvenecer. Gracias de verdad.

 

Señores, esperamos que les haya gustado. Hasta la próxima.