Practica estas 6 posturas de yoga para mejorar tu vida sexual

EL YOGA ES MUY PARECIDO AL SEXO. Ambas experiencias te permiten conocerte íntimamente, desarrollar tus habilidades y compartirlas con los demás. Practicar yoga también puede mejorar su vida sexual al ayudarlo a sentirse cómodo con su cuerpo y su capacidad de comunicarse honestamente con su pareja. Prueba estas poses para hacer algo bueno genial:

 

1. La meditación en la postura del héroe.

Practica estas 6 posturas de yoga para mejorar tu vida sexual

Por qué: la meditación aumenta tu conciencia y te hace más sensible a cada sensación. Se siente en sintonía con el toque de su compañero y su respuesta a la calidad de su toque. La respiración profunda relaja su cuerpo y enfoca su mente para que cuando llegue el momento de actuar en el dormitorio, no esté distraído ni nervioso. Físicamente, la postura del héroe estira la espalda baja, las piernas y los pies, por lo que no siente dolor y está cómodo en casi cualquier posición sexual.

Cómo: arrodíllate en tu colchoneta con las rodillas separadas al ancho de las caderas y las espinillas lo suficientemente anchas para sentarse entre ellas. Si sus caderas no tocan el piso o si le duelen las rodillas, siéntese en un soporte. Incline su pelvis a una posición neutral y siéntese pesado en sus caderas. Cierra los ojos y respira profundamente dentro y fuera por la nariz. Cada vez que inhale, levante todo el camino hasta la corona de su cabeza con los hombros hacia atrás. A medida que exhala, continúe sentado alto. Cuenta tus respiraciones hasta 10 y retrocede. Si pierdes la cuenta, empieza de nuevo a la una. Al final de cinco a 10 minutos de respiración, suelte y permanezca quieto durante varios minutos más.

2. Postura reclinada del ángulo enlazado

Practica estas 6 posturas de yoga para mejorar tu vida sexual

Por qué: esta posición mejora la movilidad y el rango de movimiento en la ingle, los muslos y las caderas, lo que es importante para entrar, mantener y disfrutar incluso de los movimientos sexuales más básicos. También te permite entrar y mantener más posiciones móviles por más tiempo para que puedas disfrutar del sexo sin molestias.

Cómo: Acuéstese boca arriba con las plantas de los pies tocándose y las rodillas dobladas y abiertas hacia los lados. Coloque apoyos debajo de los muslos para proteger los flexores de la cadera y la espalda. Apoye las manos en el torso y respire profundamente durante unos tres minutos. Siente como todo tu torso sube y baja con tu respiración. Cada exhalación, permita que sus piernas y su torso se relajen.

3. puente

Practica estas 6 posturas de yoga para mejorar tu vida sexual

Por qué: practicar el puente para aumentar la fuerza y ​​la conciencia en el suelo pélvico. Este ligero compromiso hace toda la diferencia al tener relaciones sexuales. Bridge también aumenta el poder en tus glúteos y caderas, mientras crea una liberación en tus flexores de espalda y cadera.

Cómo: Acuéstese de espaldas con las rodillas dobladas. Coloque la parte posterior de su cabeza hacia abajo para que su barbilla quede perpendicular al piso. Coloca los pies rectos hacia delante y con el ancho de las caderas separados. Rootea tus pies hacia abajo y levanta tus caderas y baja hacia arriba. Por mucho que sus pies y rodillas no salgan, conduzca su coxis hacia el techo. Agarre sus manos debajo de usted o coloque sus brazos a su lado, lo que le ayude a poner sus hombros más debajo de usted. Sostenga por cinco respiraciones, baje sus caderas al piso y presione sus manos contra la raíz de sus muslos.

4. Plancha de antebrazo

Practica estas 6 posturas de yoga para mejorar tu vida sexual

Por qué: un poco de fuerza va un largo camino para mejorar el sexo. Ayuda a ambos con confianza , libido y resistencia muscular. La tabla del antebrazo acumula poder en su núcleo, piernas, glúteos, brazos, espalda y hombros. Esta postura es ideal para fortalecerse y minimizar el riesgo de tensión y lesiones.

Cómo: Mientras está sobre su vientre, coloque sus antebrazos debajo de usted para que sus codos estén debajo de sus hombros. Entrelaza los dedos, mete los dedos de los pies debajo y levanta las caderas para formar una tabla. Sin mover los antebrazos ni los pies, active sus músculos como si los estuviera juntando entre sí. Si está trabajando con fuerza o sus caderas se colapsan hacia el suelo, modifique la postura bajando las rodillas. Relaja tu mirada y tu mandíbula. Sostenga por 10 respiraciones y baje la espalda hacia el piso.

5. paloma

Practica estas 6 posturas de yoga para mejorar tu vida sexual

Por qué: Pigeon abre tu glúteo medio, o cadera exterior. Aquí es donde, sin saberlo, la mayoría de las personas tienden a apretarse mientras están estresadas o se esfuerzan por tener relaciones sexuales. Cuando sus caderas están más abiertas, le ayuda a relajar sus caderas y evitar que se conviertan en calambres. Los abridores de cadera como las palomas son las mejores posturas para proteger sus rodillas , que son propensas a lesionarse mientras maniobran durante el sexo.

Cómo: desde abajo, coloca tu rodilla derecha detrás de tu muñeca derecha y coloca tu espinilla en ángulo sobre tu estera. Baje la rodilla hacia atrás al suelo con suavidad y aumente las caderas. Desciende sobre tus antebrazos y toma cinco respiraciones completas. Cuando las caderas se abran, deslice la pierna trasera hacia atrás. Asegúrate de que tus caderas no se balanceen. Repita en el lado izquierdo.

6. Estiramiento de isquiotibiales supinos

Practica estas 6 posturas de yoga para mejorar tu vida sexual

Por qué: Abra sus tendones de la corva y casi todas las posturas de las habitaciones se volverán más cómodas. Esta postura mantiene la tensión en la parte baja de la espalda y las piernas cansadas y adoloridas a raya. Cualquier molestia durante el sexo te distraerá e inhibirá. Las posturas reclinadas le brindan la mayor estabilidad, lo que las convierte en una de las mejores técnicas terapéuticas para eliminar el dolor de espalda mientras estira las piernas.

Cómo: Comience en posición supina con sus pies y rodillas apuntando hacia arriba y su pelvis neutral. Doble la rodilla derecha y sostenga la parte posterior de su muslo derecho con las manos. Presione la parte posterior de su muslo contra sus manos para inclinar la pelvis hacia arriba. Estire lentamente la pierna derecha y flexione el pie. En teoría, debería poder equilibrar un vaso en la planta del pie. Esto asegura que se comprometa su pie y estire todos los isquiotibiales de manera uniforme. Cuando los isquiotibiales se abran, suba las manos por la parte posterior de la pierna y acerque la pierna hacia la cara. Mantener durante cinco respiraciones y repetir en el segundo lado.

via usnews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *