“Me encanta humillar a mi sumiso” – Relato LindaEscort

Les traigo un relato erótico de una de nuestras chicas escort y que realmente es diferente a lo habitual y va más allá de lo que muchos llegamos a imaginar, no pierdan hilo de cada palabra que nos escribe para describir una experiencia bastante interesante que vivió en su día y que nos demuestra lo liberal que es y como disfruta viviendo situaciones llenas de morbo.

“Me encanta humillar a mi sumiso” – Relato LindaEscort

Relato erótico de BDSM

Me excita todo tipo de placer ya lo comenté. En el BDSM soy switch así que me gusta meterme en cualquier rol. Les voy a contar una experiencia con un sumiso, que lo llevé a hacerle una sesión a un local liberal. Me contactó a través de la página, y tras muchas conversaciones le pedí que me comentara que le gustaba, que no y cuál era su límite. Con todo ello ya en mi cabeza, le comenté que quería humillarlo en un local liberal, era entre semana y no hay mucha gente para no ofender a nadie. Hay prácticas que aun escandalizan a muchas personas y por eso decidí que fuese entre semana. ¿Porqué no fui a un local de bdsm? esa es la pregunta, y la respuesta es sencilla, en esos locales no suele haber sexo y a mí me gusta tenerlo también. Sumisión erótica con el grado que tenga según el sumiso. Así que lo lleve a una habitación discreta, la verdad había muy poca gente en el local y predominaban los chicos solos. Le ordené que se desnudara ante mí y empecé con la sesión. A mí en particular me excita mucho que vengan con un boxer rosa puesta como sumisión a mí. La sesión no la explico porque eso lo dejo para otra experiencia porque en esta lo morboso fue lo siguiente:

“Me encanta humillar a mi sumiso” – Relato LindaEscort

Cuando ya le había humillado, jugado con él, utilizado para mi placer, lo até a un perchero que había en la habitación. El de pie, atado con las manos en alto, sin que se pudiera tocar, con un bocado en la boca, sus braguitas rosas y…con un consolador metido en su ano. Le ordené que no se moviera y que no se le cayera del culo sino iba a ser castigado salvajemente. Estaba excitado pero aun mas cuando le dije que me iba de la habitación y lo dejé solo. El de pie, atado, con su boxer chiquito y pasando parejas por allí mirándolo. Yo me dirigí a la barra, y observando los chicos que había allí , elegí uno, le pedí que me enseñara su pene, que quería alguien con la corneta bien grande, y le informe la situación, y que si se atrevería a tirarse a mi sumiso, después de estar conmigo delante de él. Uno de ellos, que encima estaba bien dotado, no me puso ninguna pega, al revés, le gustó la situación. Nos dirigimos a la habitación en la que estaba mi sumiso atado, y había sido buen chico, no se había movido del sitio. le dije al oído que me iba a culiar al chico delante suyo y cuando me cansara quizás se lo tiraba a él. A cuatro patas, me culió el desconocido mientras yo con el pene de mi sumiso fuera del boxer  a dos centímetros de mi boca, le iba escupiendo en el, se la golpeaba, a veces le pasaba mi lengua húmeda… Mi sumiso no hacía más que gemir, creo que más que el desconocido que me estaba tirando, y como no se podía tocar, el pene lo tenía a punto de explotar, hasta tal punto que le salía liquido y mojaba hasta el suelo. Cuando me canse de que me follara, lo desaté y lo puse encima de una banqueta de barra, con su estomago pegado a asiento y sus extremidades con  cinta americana sujetas a cada pata de la banqueta, con el culo bien abierto para que se lo follara bien el desconocido.

“Me encanta humillar a mi sumiso” – Relato LindaEscort

Mientras le penetraba le ponía mi culo y sexo en su cara para que me comiera todo lo que había salido de mi al correrme. La experiencia tanto para mí como para mi sumiso fue extrema. Me decía que nunca se había sentido tan humillado y utilizado. Prometí la próxima vez poner anuncios para venderlo a otros hombres y así lo hice pero eso seré en otro relato cuando les describa esa experiencia.

 

Hasta la próxima!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *