Las claves para un oral seguro

El sexo oral es una de las prácticas sexuales más placenteras que pueden experimentarse. A la mayoría de hombres y mujeres les gustaría vivir esta experiencia y quien dice lo contrario es, sencillamente, porque no lo ha probado, ya sea por miedo, vergüenza o pudor o por creencias erróneas acerca del sexo y la salud. Sin embargo, hay hombres que se lamentan de que sus parejas se nieguen a hacerles una felación porque argumentan que no les gusta o incluso que les da asco. La razón de que muchas personas, tanto hombres como mujeres, suelan rechazar el sexo oral es porque no soportan los olores o los sabores del sexo de su pareja. La solución es lavarse antes del sexo. Es posible tener una sesión de sexo oral seguro y placentero siguiendo una correcta higiene sexual.

Las claves para un oral seguro

¿Importancia de la higiene sexual?

Cuando recibimos charlas y consejos sobre sexo, todos inciden en la importancia de la higiene y la salud sexual en el sentido de tomar las medidas de precaución necesarias para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual (E.T.S.). En este sentido, el miedo al VIH centra todas las atenciones. Pero hay otros peligros más allá del SIDA. Tanto el pene como la boca o la vagina en la mujer contienen muchas bacterias.

Además, en ambos sexos, pene y vagina están lo suficientemente cerca del ano como para que se conviertan en vehículos portadores de suciedad y bacterias, aparte de los malos olores que podrían afectar a la realización de un sexo oral rico y agradable. Por estas razones, la higiene es esencial siempre que se practique sexo, para que nuestra aventura sea segura y excitante.

Las claves para un oral seguro

¿Qué enfermedades se pueden transmitir con el sexo oral?

-Gonorrea: las bacterias del área genital atacan la garganta de la persona que practica la felación.

-El herpes genital: el contagio es recíproco, de los labios a los genitales y viceversa.

-La sífilis: se transmite tanto a través del sexo oral, como del sexo anal y el coito.

-El SIDA: se transmite por el semen, la sangre, las secreciones vaginales y las secreciones lubricantes de la uretra masculina contaminadas.

¿Cuándo NO se debe practicar sexo oral?

Las claves para un oral seguro

Existen una serie de situaciones en las cuales nunca se debe practicar el sexo oral. Siempre que se sabe o se sospecha que se padece una enfermedad de transmisión sexual hay que evitar el sexo oral. Pero también hay que poner especial cuidado con enfermedades que sufre la boca. Está totalmente desaconsejado hacer felaciones cuando se tiene herpes en la boca.

Pasos para un sexo oral seguro y placentero

Para disfrutar de las virtudes del sexo y, en concreto, del sexo oral, hay que seguir una serie de pasos antes de iniciar el acto.

-Seguir una higiene escrupulosa de la zona genital. Esto incluye el pene, que lavaremos a conciencia.

-Lavar bien la zona del ano. La lengua pasará cerca y nuestra pareja debe sentirse a gusto durante todo el proceso o, de lo contrario, además de resultar una experiencia traumática, se negará a volver a practicarlo y estará expuesta a enfermedades e infecciones en la boca.

-El vello público. Hay personas que prefieren la zona genital depilada y otras no. Esto es al gusto de cada uno, pero siempre asegurando la limpieza con productos adecuados para esta zona tan delicada. El sexo depilado está más sensible y receptivo a las caricias.

-Usar preservativos con sabores, especialmente pensados para la aventura erótica del sexo oral.

¿Por qué nos gusta el sexo oral?

La felación es una de las prácticas sexuales más solicitadas por el gran placer que provoca al hombre sentir su pene dentro de la boca de la mujer, el tacto de la lengua sobre su sexo y las caricias con los labios. Pero hay que poner delicadeza y cuidado para no hacer daño con los dientes en esta zona tan delicada. Las terminaciones nerviosas que circundan al glande pueden llevar al hombre al éxtasis más elevado si se estimula correctamente.

Cómo ponerle sal y pimienta a la higiene íntima

La higiene sexual es necesaria para tener sexo, pero incluso este momento podemos aprovecharlo para añadir sal y pimienta a nuestra relación sexual. A nadie se le escapa la sensualidad que encierra un baño o una ducha en pareja. Podemos vivir un momento preliminar delicioso si, durante ese proceso de higiene sexual, nos enjabonamos y lavamos el uno al otro. Por otro lado, la sola visión del cuerpo desnudo y humedecido nos servirá de llave para la excitación y el comienzo de nuestro juego erótico. También la ducha es un excelente sitio para practicar la felación.

Si quieres experimentar el mayor placer sexual de tu vida, acude a chicas escorts para sexo oral seguro. Con ellas tendrás sexo limpio, seguro y placentero.

 

Esperamos que les haya servido de ayuda y por favor, siempre tener en cuenta que disfrutar de relaciones sexuales seguras es muy importante. Siempre pensamos que a nosotros no nos tocará pero si toca, si.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *