Experiencia escort Diamond con un cliente

La experiencia que una escort Diamond de nuestro sitio nos ha enviado es todo un regalito que merece la pena publicar y que quizás les ayude a fantasear con ella y acercaros más a su forma de pensar y sentir. Tiene fama de ser una persona amable, natural y extrovertida pero también de ser una especie de diablilla sexual a la que le encanta jugar y experiementar diferentes situaciones en el sexo. Una vez, en algún lugar, leímos que nunca es igual a la vez anterior cuando se intima con esta escort. No les llama eso la atención? Bueno, dejemos que sus palabrasl os transporten hasta donde quieran ir con ella. Esperamos que lo disfruten.

 

Experiencia de escort

Era una mañana tranquila, de esos días con un sol arrasador pero con el frio del invierno. Yo estaba sola en el depa, así que aproveche para poner música, darme una buena ducha y arreglarme con calma. Acabando de salir de la ducha, me puse a maquillarme, me gusta hacerlo así, sin secarme,  dejar que mi cuerpo desnudo lo haga de forma natural al tiempo que me arreglo. Cuando ya estaba finalizando poniéndome el rimel  sonó la puerta di un salto de la sorpresa ya que no esperaba a nadie. Le abrí la puerta y mientras subía me puse un camisón negro de seda y me a regle como pude el pelo mojado, me entaconé y fui a abrirle la puerta. Cuál fue mi sorpresa que era uno de mis clientes, de esos que adoro porque ya nos conocemos lo suficiente para entendernos sin apenas hablar.

Experiencia escort Diamond con un cliente

Cuando me vio así ni siquiera me saludó,  me beso y me agarro bien fuerte pero yo le frene,  ambos sabemos que el rol de quien manda aquí es mío. Veía el deseo en sus ojos y eso me provocaba una ola de calor increíble. El sacó el dinero del bolsillo trasero de sus pantalones. Me puse firme e hice que me siguiera hasta la habitación y allí me senté al borde de la cama, abrí mis piernas para dejar al descubierto mi sexo y tan solo con la mirada entendió lo que quería.

Experiencia escort Diamond con un cliente

Se quitó la chaqueta se arrodilló ante mí y empezó a comerme increíblemente el sexo. No podía dejar de gemir, el placer me superaba hasta llegar al orgasmo. Y justo ahí al borde de la cama, me puse a cuatro mientras él se ponía de pie porque ahora me tocaba a mí. Empecé con mi francés, a él le encanta, se lo veo cuando le miro mientras lo hago, se lo oigo en sus gemidos contenidos y se lo noto en lo dura que la tiene en mi boca. Estuvimos un rato así pero él quería hacérmelo ya. Me puse el condón en los labios y se lo coloqué con mi boca, me di la vuelta y pegué mi culo a él, sonriéndole pícaramente para que hiciera conmigo lo que le plazca. Me embistió de golpe, me encanta esa primera entrada que estremece todo mi cuerpo.

Experiencia escort Diamond con un cliente

Siguió dándome, agarrándome fuerte. Me notaba  súper empapada y sabía que en breves llegaría al segundo orgasmo pero en lugar de acabar así,  me dio la vuelta se puso encima mío, nos miramos y nos besamos y siguió dándome. No aguantaba más, me volví a correr y segundos después lo hizo él. Acabamos tumbados en la cama agotados con la respiración entrecortada. Le mire y le besé y nos quedamos así un rato. Luego miró la hora y me dijo que llegaba tarde y se fue tan rápido como llegó. Me quedé sentada en la cama, mirándome al espejo. Estaba desnuda, el pelo medio seco, y mi cara… La pura expresión se la satisfacción.

 

Corto pero muy intenso. Que decir ahora? Más que hablar o escribir, lo que apaetecería es…hacer…

Hasta la próxima!

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *