Escorts y salud sexual

Escorts…¿Qué son? La verdad es que esta palabra es una de las que despierta más curiosidad en el ámbito del sexo. Seguro que, si te dedicas a esto, más de una vez te han preguntado si eres prostituta de manera directa. La verdad es que el diccionario dice que una escort es ‘una mujer a la que un cliente paga por acudir con él a algún tipo de evento, con o sin sexo’. Y este servicio implica diversas responsabilidades por parte de la profesional. Para empezar, la necesidad de garantizar su propia salud sexual.
Como escort profesional, seguro que sabes perfectamente lo importante que es cuidar tu apariencia física hasta el último detalle, ya que en esta profesión es uno de los factores que más se valora para tener éxito. Los clientes te van a pedir que luzcas impecable en cada ocasión, lo que significa que debes estar atenta a tu pelo, tu rostro, tu vestuario… infinidad de factores que te permitan tener la apariencia de la mujer estupenda de la que todo hombre le gusta presumir.
Asimismo, otro de los requisitos para ser una buena escort es que cuides tu mente. Una mujer culta, con estudios y capaz de desenvolverse en cualquier situación es muy valorada en la profesión.
Cuidar tu mente y tu apariencia son dos requisitos básicos para ser una escort valorada, pero tus responsabilidades van más allá. Tu responsabilidad profesional te obliga a tener conciencia de otro elemento importante: la necesidad de cuidar tu salud sexual. Es importante que seas consciente de todas las enfermedades asociadas que puede llevar la práctica del sexo, y que seas capaz de aplicar las medidas de precaución adecuadas.

El preservativo es imprescindible

Parece increíble que a estas alturas del siglo XXI aún se tenga que incidir en la importancia de usar condón en cualquier relación sexual, ya sea de pareja o con una persona que se dedique profesionalmente al sexo.

Algunos clientes te van a pedir que tengas sexo sin usar preservativo, pero esto es algo a lo que debes negarte en redondo. Piensa que es un elemento imprescindible para evitar enfermedades sexuales que se transmiten más fácilmente de lo que se puede pensar a priori, y que te pueden afectar a ti, a tus clientes e, incluso, a tus compañeras de profesión.

Tu cuerpo es tu herramienta de trabajo y no sólo eso: tu salud es lo único que debe durarte toda la vida. Por lo tanto, debes cuidarte siempre y tener muy claro que las relaciones sexuales sin protección son un peligro potencial que puede afectar a muchas personas.

Escorts y salud sexual

Relaciones sexuales seguras

Cuando hablamos de la necesidad de usar condón, no nos referimos sólo a tener cuidado con los clientes que pidan una penetración vaginal. Debes ser muy consciente de que la mayoría de enfermedades sexuales que existen se pueden transmitir también por la penetración anal y durante el sexo oral.

Por lo tanto, es necesario que te olvides de ese mito generalizado que hace ver los preservativos sólo como una barrera anti embarazos. Es importante que cuides tu salud sexual exigiendo el uso de condones también a la hora de realizar algo tan básico en los servicios de las escorts como son las felaciones. Sólo de esta manera podrás estar segura que tienes una actitud responsable contigo misma, con tu familia y con tus clientes.

Alcohol y drogas:

Otro de los elementos que puede influir en tu salud sexual, y en la de tus clientes, es el uso de alcohol y drogas. Tanto si los consumes tú como quien te contrata, es importante que seas consciente que todo este tipo variado de sustancias también puede provocarte problemas graves y enfermedades contagiosas como, por ejemplo, la hepatitis B.
Recuerda que el sexo forma parte de tu profesión, pero también es un motivo de diversión. Nunca debe convertirse en algo que tenga consecuencias funestas para ti a lo largo de los años, y que te condene a problemas de salud. Eliminar el consumo de sustancias estupefacientes y dejar de tomar bebidas alcohólicas te ayudará a reducir las posibilidades de enfermar.
Pro supuesto, también es evidente que puedes negarte a atender a un cliente que te venga con signos evidentes de estar borracho o drogado. Piensa que, además de poderte contagiar cualquier enfermedad, también hay muchas más posibilidades de que te agreda o acabe teniendo alguna actitud físicamente o psicológicamente abusiva contigo.

Escorts y salud sexual

 

La higiene personal:

Aunque parezca evidente, una buena salud sexual de las escorts implica la necesidad de cuidar tanto de tu higiene personal como del de tu lugar de trabajo. Sólo cuidando al máximo todo lo que te rodea, y siendo escrupulosa con tu higiene personal, podrás estar segura de que tu cuerpo no tendrá problemas físicos más allá, ni sufrirás ningún tipo de infección.

 

Control médico de salud sexual

No olvides nunca que trabajas con tu cuerpo. Por lo tanto, debes cuidarlo y revisarlo de manera periódica para asegurarte de que no tienes ningún problema de salud. Además de tomar las precauciones que hemos mencionado hasta ahora, es esencial que te pases por la consulta de tu médico de confianza cada seis meses para someterte a una revisión ginecológica completa y realizarte varios análisis de sangre que puedan detectar cualquier alteración que merezca ser tratada.

Tu médico es la única persona capaz de decirte con total seguridad que estás sana, y que puedes seguir ejerciendo de escort sin ningún problema. De todos modos, no está de más que te propongas revisarte periódicamente tus genitales para detectar cualquier anomalía, como erupciones o granos. Ante esto, es importante que solicites de inmediato una visita a tu ginecólogo.

La verdad es que tu cuerpo es tu mejor herramienta de trabajo y también tu garantía de poder vivir muchos años en perfectas condiciones de salud. Por lo tanto, tu salud sexual es un requisito imprescindible para que todo vaya bien en el futuro. En definitiva, es necesario que te conciencies de la importancia de ser responsable con la gente de tu entorno.

Escorts y salud sexual

Hasta pronto!!!